Este ensayo, Memoria y Realidad, lo he realizado el 2011, como parte de las actividades curriculares del primer semestre de la carrera de Publicidad, creo que esta publicado en un blog que quedó botado en blogger, cosa que espero corregir en poco tiempo.

Ahora lo comparto con ustedes tal cual lo presente en ese tiempo.


En el museo Nacional de Bellas Artes se puede visitar la exposición de Edgar Degas, donde se muestran representaciones en bronce del trabajo realizado por él en Cera, Obras que el mismo no consideraba que fuese de una calidad tal como para ser exhibidas. Estas esculturas reflejan la realidad que Degas observaba, tal como se le presentaba frente a sus ojos, sin tratar de que fuese una realidad idealizada o influenciada por él.

El ser Humano siempre ha buscado la necesidad de que escenas de su vida perduren en el tiempo, en la memoria, sea individual o colectiva.

“Yo, como tú, he intentado con todas mis fuerzas de combatir el olvido. Como tú, he olvidado. Como tú, he querido tener una memoria inconsolable, una memoria de sombras y de piedra. He luchado todos los días, con todas mis fuerzas, contra el horror de no comprender del todo el por qué del recordar. Como tú, he olvidado. ¿Por qué negar la evidente necesidad de la memoria?” Hiroshima Mon Amour

Como señala Hiroshima Mon Amour, los seres Humanos somos olvidadizos por naturaleza, tendemos a olvidar muchas cosas que son cotidianas en nuestra vida, olvidando así la importancia de lo que esta frente a nuestros ojos; pero a su vez la memoria es parte fundamental de nuestra vida, es la base de nuestra identidad, sin ella no sabríamos quienes o que somos, no podríamos relacionarnos con el mundo que nos rodea, no seriamos parte de él.

La memoria como tal es una función del cerebro y, a la vez, un fenómeno de la mente que permite al organismo codificar, almacenar y recuperar información. Surge como resultado de las conexiones sinápticas repetitivas entre las neuronas, lo que crea redes neuronales extensas y por consiguiente una memoria de largo plazo, el cerebro del ser Humano posee 100.000 millones de neuronas y unas 100 billones de interconexiones sinápticas entre éstas (Entrevista a Ignacio Morgado, catedrático de psicobiología en la Universidad Autónoma de Barcelona, en Tres14.de TVE, 2009)

Según Carl Sagan, tenemos la capacidad de almacenar en nuestra mente información equivalente a la de 10 billones de páginas de enciclopedia. Otros estudios señalan que los seres Humanos tenemos una capacidad para almacenar entre 1 y 10 terabytes de información (Robert Brige, 1996), medidas que son asociadas a las capacidades de almacenamiento de los sistemas informáticos.

Si bien nuestra capacidad de almacenar recuerdos e información es grande, también nuestra capacidad de olvidarlos. Se señala que en unos días o semanas se olvida la mitad de lo que hemos aprendido, a no se que lo repasemos, pero la rapidez real con la que olvidamos depende de diversos factores, tales como la dificultad de la información, su representación y factores fisiológicos como el estrés o el sueño. Este potencial de olvidar prácticamente todo, es lo que motiva al ser Humano a crear herramientas que le permitan aumentar las capacidades para recordar la mayor cantidad de información que llega desde el medio a sus sentidos.

Desde tiempos prehistóricos el ser humano a organizado un sistema de representaciones artísticas, generalmente, integrando el arte, la religión y la vida cotidiana, algunas de estas expresiones son la Pintura Rupestre, de la cual hay dataciones de hasta los 40.000 años de antigüedad. Estas pinturas, al representar la vida diaria pueden considerarse parte de lo que son las Escenas de Género.

En las escenas de género u obras costumbristas son representadas personas normales en escenas cotidianas, tanto de la calle como de la vida privada, contemporáneas al autor, este tipo de obras aparecen en casi todas las tradiciones artísticas. Los murales en las tumbas egipcias, por lo general, representan banquetes, actividades de esparcimiento o trabajos agrarios.

En japón podemos citar a la escuela fûzoku-ga, la cual en sus obras elaboró una conciencia sobre las dificultades de la vida contrapuestas con los placeres del mundo profano, a través de las obras de esta escuela se pueden observar momentos de la vida cotidiana junto con momentos de diversión, la evolución de esta escuela da origen a la escuela Ukiyo-e o “pintura del mundo flotante”

La escuela Ukiyo-e es el género de pintura más representativo del periodo Tokugawa (1603–1867), abarca diversos temas como escenas de la vida cotidiana en Edo, homenajes al erotismo y a los placeres mundanos, cortesanas y prostitutas famosas, vistas de diversos lugares y templos famosos, propaganda y divulgación del teatro Kabuki, mediante retratos de los actores de moda..

El estilo es una amalgama entre la narrativa realista del emaki, periodo Kamakura, y el estilo decorativo maduro de los periodos de Momoyama y e Tokugawa.

En la actualidad, la fotografía, cada vez en mayor medida, nos proporciona una herramienta para guardar escenas de nuestra vida, aumentando las capacidades de recordar.

En los primeros años la fotografía era un proceso largo, con herramientas prohibitivas y de mucho peso, por lo que solo una élite tenía posibilidades de ser retratados por ella.

Con el paso de los años, la fotografía se fue masificando cada vez más, empezaron a aparecer cámaras de menor tamaño y de menor valor, siendo accesibles a cualquier persona, esto hizo que cualquiera pudiese comenzar a estampar escenas de su vida, las que con solo la captura de un momento pudiese, a través de los recuerdos, volver a sentir dicho momento, y no solo eso, sino que compartir esa visión de la realidad con otros.

Si uno quiere lograr una perfección tal en la representación del movimiento de los animales que den la sensación de estar vivos, no hay otro camino que incorporar la tercera dimensión, no solo debido a que la propia actividad requiere del artista una observación prolongada y una mayor atención, sino también porque ésta es un área en que las aproximaciones son inaceptables.

E. Degas

La representación de los momentos de la realidad en dos dimensiones, como en el caso de la pintura y la fotografía, nos muestran escenas de una realidad truncado, generando una ilusión de profundidad, que en cierto grado es aceptada; pero la necesidad de mayor información e interacción nos hace buscar esa tercera dimensión, no nos basta con ver la realidad en un marco, queremos girar en torno a ella.

El ser Humano, no solo quiere mostrar la realidad, hoy quiere participar en realidades alternativas, creadas por otros, esto lo podemos observar en la proliferación de realidades virtuales como Second Life o juegos como Los Sims, en donde se utiliza un representación gráfica o avatar para poder interrelacionarse con los otros, esto nos lleva a pensar que quizás la realidad que todos conocemos nos es mas que una construcción de otros .

“El TODO es Mente; el universo es mental.
Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.”

Hermes Trimegisto